Una nariz electrónica mide la calidad de los abonos orgánicos por el olor


Para determinar cuándo el compost destinado a agricultura está maduro y en qué momento no perjudica a la planta, un equipo de científicos ha empleado por primera vez un sistema de análisis de olores en el área de compostaje de residuos orgánicos. La nariz electrónica, capaz de medir hasta diez olores distintos, relaciona el olor del material orgánico con los procesos químicos y biológicos que tienen lugar en el abono e indica si es tóxico o no para la planta.
Tecnología
Enlace: Una nariz electrónica mide la calidad de los abonos orgánicos por el olor

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies